Ecuador: un estado de excepción como excusa para frenar las protestas sociales

Protestas en Cuenca, Ecuador, octubre 2019.

El presidente Guillermo Lasso impuso la medida para enfrentar al aumento de la criminalidad. Sin embargo, esta frena protestas populares y fortalece la imagen del mandatario tras su involucramiento en la investigación «Papeles de Pandora». Es el punto de vista del programa radial de opinión Telescopio  transmitido desde Montevideo por Sputnik Mundo.

La declaración del estado de excepción en todo el país permitió el despliegue de las fuerzas policiales y militares en las calles con el argumento de mitigar el aumento de la criminalidad.

Según el presidente Guillermo Lasso, más del 70% de las muertes violentas que ocurren en la provincia de Guayas están relacionadas con el tráfico de drogas.

Richard González, analista e integrante de Acción Jurídica Popular de Ecuador, declaró a Telescopio que la medida tiene una finalidad de trasfondo al dejar una «vía libre» para poder reprimir posibles reclamos.

Para el experto, la medida no es una solución real dado que hoy la nación no cuenta con una «política estructural para poder reactivar la economía» de una población afectada por la pandemia.

En este contexto, la Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE) y el Frente Unitario de Trabajadores convocaron para este martes 26 de octubre una movilización. Su objetivo es reclamar al Gobierno por el alza del precio de los combustibles,  la regulación de precios de productos agrícolas y bajar las tasas de interés de la banca.

Por su parte, el periodista ecuatoriano Luis Rosero recordó a  Telescopio que en el año 2019 —durante la gestión de Lenín Moreno— ya se había realizado una marcha indígena que «obligó a retroceder al Ejecutivo en su intención de querer implementar el aumento a los precios de combustibles».

Lasso anuncia operativo

De su parte, el presidente Guillermo Lasso, anunció que se desplegará un operativo para evitar el cierre de carreteras durante la movilización nacional convocada para este martes 26 de octubre por el movimiento indígena, el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) y otras organizaciones.

«Vamos a desarrollar todo un dispositivo para evitar el cierre de vías, porque el obstáculo al libre tránsito de personas y mercaderías está prohibido en la Ley. (…) Tenemos la obligación de proteger a los ciudadanos libres y honestos de este país, evitaremos agresiones como las ocurridas en (octubre) 2019” dijo el presidente a periodistas.

Agregó que el Gobierno nacional garantizará la libre movilidad en el país sudamericano dentro del marco de la Ley y del respeto a los derechos humanos.

La movilización en contra de las políticas económicas del Gobierno se realizará a ocho días de la vigencia de un estado de excepción por 60 días declarado en todo el territorio nacional para combatir la violencia y delincuencia que azota al país suramericano.

La medida establece que personal de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional salgan a patrullar las calles y hagan operativos de control durante las 24 horas.

Los organizadores de la movilización rechazaron el alza del precio de la gasolina de 85 octanos y el diésel, anunciada junto con la decisión de congelar el incremento mensual del precio de estos dos combustibles.

Los copmbustiblwes en Ecuador se incrementan mensualmente desde el año pasado, producto de un sistema de bandas establecido por el expresidente Lenín Moreno (2017-2021).

El 22 de octubre, Lasso fijó en 2,55 dólares el precio del galón de la gasolina extra, mientras que el diésel se estableció en 1,90 dólares, lo que supuso un incremento de cinco centavos y 21 centavos respectivamente.

El jefe de Estado señaló que el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), Leonidas Iza, le pidió que se elimine el ajuste mensual de los combustibles.

Por ello consideró que las manifestaciones tienen como propósito mantenerse en una lógica de violencia y agresión.

Mientras tanto, el ministro de Defensa, Luis Hernández, advirtió que la fuerza pública actuará con firmeza, pero respetando el derecho a manifestarse que tienen todos los sectores sociales.

Sé el primero en comentar en «Ecuador: un estado de excepción como excusa para frenar las protestas sociales»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*