“Eco Parque El Valle” una esperanza ambiental en deterioro

Uno de los antiguos recolectores que se intentaba hacerlo un elemento de museo se destruyen en solitario con el paso del tiempo.

 

Solo un vehículo recolector de basura vetusto y en constante deterioro ubicado a un extremo de una amplia llanura de aproximadamente 9 hectáreas, junto a la urbanización Laguna del Sol, en la parroquia El Valle, a 12 kilómetros al sureste de la urbe, queda como recuerdo de lo  que fue el depósito de basura  de Cuenca por 25 años.

Desde el 2012 y luego de diversas protestas se trasladó el relleno sanitario a la parroquia Santa Ana, convirtiendo a este espacio en uno para la distracción  y sano esparcimiento de la población denominado “Eco Parque El Valle”. En el lugar también se  emplazó la  planta de compostaje y un centro de recuperación de animales silvestres, auspiciado por la Empresa Municipal de Aseo de Cuenca (EMAC), como gesto de gratitud y buscando redimir la zona como un sitio adecuado para la  enseñanza y concienciación.

Uno de los propósitos de la EMAC era rescatar a los animales en cautiverio, abandono, rehabilitando a los que estaban enfermos y luego  los preparaban para su liberación. Un 70 por ciento desde que inicio el proyecto fueron devueltos a su propio hábitat  y los que no pudieron gozar de ello, fueron reubicados para la reproducción en grupos sociales y acogidos por otros zoológicos. De igual manera se dio paso a la siembra de plantas ornamentales para darle vida y color a lo que se convertiría en un paraíso natural, en un centro de difusión y concienciación sobre el tráfico ilegal de animales, el cuidado del medio ambiente, la preservación de animales silvestres y sobre todo ser una aula in-situ, a donde podían acudir los niños y jóvenes de la ciudad para conocer la importancia de reciclar.

La inversión que se realizó en aquel entonces fue de 300.000 dólares en obras civiles, drenaje y reconstrucción de la cancha de fútbol con medidas reglamentarias, construcción de caminerías y ciclovías, arborización, ajardinamiento, siembra de kikuyo, construcción de graderíos, colocación de dos estaciones de madera y una pérgola, juegos infantiles y la ubicación de papeleras y mobiliario de madera, lo cual ya está en destrucción.

El centro de rescate funcionaba todos los sábados con el apoyo de los estudiantes de Biología de la Universidad del Azuay que tenían bajo su cargo la alimentación y limpieza de jaulas y espacios donde habitaban animales rescatados por la empresa como primates, felinos, mamíferos y aves silvestres, convirtiéndose a la vez en un atractivo turístico. Lejos de ello desde hace unos dos años atrás hasta la fecha, este centro de rescate animal en lugar de ir convirtiéndose en un referente, ha caído en el olvido, se nota el abandono y descuido. Los únicos animales que se puede observar son algunos conejos y gallinas que se cría sin saber el propósito ni a donde irán a parar. El guardia del lugar evita comentar sobre el tema.

Lo más angustiante y preocupante es ver que diversas jaulas son un botadero de basura sin que nadie se preocupe de recoger esos desperdicios, y más aún de una empresa que se creó para ello.

Al respecto el presidente de la Junta Parroquial del Valle  Fabián Carrión, dijo sentirse preocupado por este hecho, de allí que en próximos días espera entablar diálogos con las autoridades de la EMAC a fin de plantear que la administración directa que tienen de este espacio, sea cedido o por lo menos compartido con la Junta, para recuperar sobre todo el centro de rescate y devolverle a los vallenenses uno de sus principales atractivos como era el pequeño zoológico del lugar,  que funcionaba como un “enganche turístico”.

Las jaulas en las que se albergaba a aves y animales silvestres rescatados hoy son depósitos de basura,

“Queremos recuperar la zona, por ello estamos dispuestos con los debidos análisis a  destinar recursos, inyectar capital para que este espacio retome su atractivo y se le dé el impulso para el cual fue destinado”, manifestó la autoridad del GAD parroquial, esperando a la vez tener acercamientos con la liga parroquial del Valle  a quienes fueron cedidos la administración de las canchas, y así conjuntamente afianzar un nuevo proyecto para el lugar, complementándolo como un sector donde los ciudadanos puedan disfrutar y distraerse con sus hijos y familias. 

Han pasado cien días  desde que la nueva administración tomo posesión y según declaraciones del alcalde Pedro Palacios  “se está poniendo  en orden la casa”, valdría que se acuerden de limpiar esta habitación. Al respecto el Gerente de la EMAC, Juan Ordoñez, argumento que el espacio del mini zoológico no es competencia de la EMAC, si no de la Comisión de Gestión Ambiental, por tratarse de fauna urbana, añadiendo que el complejo está en plan de recuperación.

 

Sé el primero en comentar en «“Eco Parque El Valle” una esperanza ambiental en deterioro»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*