Duro testimonio de impunidad e injusticia sobre violencia contra la mujer

 

“No soy hombre que golpea a mujeres, te pego porque eres una niña malcriada”, decía mientras me golpeaba.

Muchos conocerán mi lucha por el medio ambiente, pero pocos saben de mi lucha personal. Y ya estoy cansada.

Hace casi dos años, después de años de maltrato, de haber sido amenazada con una escopeta en la cabeza, de haber sufrido una fractura en la espalda por una patada, con las rodillas todavía sangrando, agarré a mi hijo y decidió irme. No podía más.

No fueron los golpes ni las veces que mi cabeza daba contra el carro lo que más dolía, sino las mentiras, la humillación, los celos, la manipulación constante.

 

Sé el primero en comentar en «Duro testimonio de impunidad e injusticia sobre violencia contra la mujer»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*