Cuenca actualizó sus planes de Desarrollo y Ordenamiento Territorial y de Uso y Gestión de Suelo

El alcalde Pedro Palacios refiere detalles de la Ordenanza recientemente aprobada.

Tras siete meses de debates, el Concejo Cantonal de Cuenca aprobó en forma definitiva, este martes 23 de agosto, la Ordenanza de actualización del Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial (PDOT) y Plan de Uso y Gestión de Suelo (PUGS), herramientas que no habían sido tocadas desde hace más o menos 40 años.

Según la información recogida desde las fuentes municipales, para el inicio del proceso, en el primer debate, se consideraron los insumos de 307 reuniones con diferentes sectores, sumando 5.850 participantes, entre ellos los Gobiernos Parroquiales Rurales, colectivos, organizaciones sociales, universidades, barrios, sectores productivos. Las participaciones se incrementaron en las discusiones de segunda instancia.

Ahora se cuenta con una normativa actualizada que permitirá regular la ocupación y uso del suelo, posibilitando un mejor aprovechamiento de los espacios públicos, con mayores áreas verdes, equipamientos y vialidad; con infraestructuras públicas de calidad; suelo industrial que favorezca al sector productivo;  así como zonas rurales bien organizadas y dotadas de servicios, garantizando siempre suelo para el cultivo, áreas forestales y de protección, mejorando así las condiciones de vida de los ciudadanos.

Con la actualización del PDOT se establecen políticas, metas y líneas de acción que apuntan al desarrollo del cantón en los ámbitos ambiental, económico, institucional, social y cultural, planteándose, por un lado, la densificación de la ciudad para aprovechar la infraestructura e inversiones existentes y, por otro, la definición de áreas de expansión urbana para un futuro próximo.

El alcalde Pedro Palacios resaltó la importancia de esta Ordenanza que se actualiza luego de 40 años y permite un crecimiento planificado de la ciudad a futuro, así como la generación de oportunidades para todos los ciudadanos. Aseguró que con la normativa se cubren las expectativas de varios sectores que durante décadas han demandado suelo para cumplir sus actividades y aportar al desarrollo económico de Cuenca.

Entre los temas considerados dentro de la nueva Ordenanza se puede destacar:

Impulso del ámbito productivo

Considerando que en el cantón Cuenca los sectores de la producción industrial, artesanal y manufacturera son los de mayor crecimiento y que emplean a un importante número de personas, se destina más de 480 hectáreas de nuevo suelo para el sector industrial, de alto y mediano impacto, y la posibilidad de condicionar la implementación de ciertas industrias de bajo impacto en algunas zonas de la ciudad.

En este sentido, la normativa permitirá atraer nuevas inversiones, la generación y fortalecimiento de cadenas de valor, nuevos y mejores procesos de intercambio de información, coordinación, cooperación y alianzas estratégicas entre el sector privado y público, con miras a alcanzar un desarrollo productivo sostenible, eficiente y competitivo.

Por otra parte, reconociendo las implicaciones que tiene la pandemia del Covid-19 en el cantón, la propuesta apunta al fortalecimiento del sector turístico, principalmente en las parroquias rurales, que tienen un alto potencial para convertirse en centros de atracción, ello permitirá dinamizar la economía de estos asentamientos, atraer inversiones, generar fuentes de empleo y sobre todo impulsar competitividad.

Se suma la potenciación de la economía campesina en la producción de alimentos, por lo que la propuesta, a más de proteger las zonas agrícolas y ganaderas del cantón de la expansión de la mancha urbana, plantea estrategias que permitan la comercialización directa desde los productores a los consumidores, asegurando la soberanía alimentaria.

Fortalecimiento de parroquias rurales

Reconociendo el rol que han adquirido las parroquias rurales en los últimos años, como freno del crecimiento urbano de Cuenca, la normativa plantea fortalecer y potenciar dicho rol, potenciando el uso eficiente de las cabeceras parroquiales, para lo cual se  reduce el tamaño de lote en las áreas que lo posibilitan, se incrementa la altura de las edificaciones y se favorece la mixtura de actividades, lo que facilita la reactivación económica, sobre todo de los pequeños emprendimientos, mejorando las condiciones de uso y ocupación del suelo.

En este sentido, el plan apuesta por la consolidación de las cabeceras urbano-parroquiales que disponen de un importante porcentaje de suelo vacante, también aporta nuevo suelo a las parroquias rurales que tienen un gran potencial para el desarrollo urbano futuro, y que al momento presentan procesos previos de urbanización.

Por otra parte, reconociendo que más del 90% del cantón Cuenca tiene suelo clasificado como de protección y producción, las estrategias, planes y programas de la Ordenanza buscan generar un equilibrio entre el crecimiento urbano y la conservación y protección de estos suelos, a fin de alcanzar un desarrollo sostenible. Para ello se delimitan las zonas de protección pobladas, corredores de crecimiento, áreas de actividad productiva y turística.

Además, la normativa resguarda las márgenes de protección, áreas de conservación y fuentes hídricas, tan importantes para mantener el equilibrio ecosistémico del cantón, así como las zonas de interés paisajístico,  a través de la regulación de ciertos usos que generan una afectación directa a estos suelos.

Regulación del suelo urbano

Considerando las tendencias de crecimiento urbano de la ciudad de Cuenca, el mandato plantea compactar el crecimiento urbano futuro, reducir la expansión de la mancha urbana, proteger los suelos de producción y protección, aprovechando eficientemente los recursos instalados como infraestructuras de soporte, servicios básicos, cercanía a bienes y servicios, redes de transporte y otros equipamientos.

Adicionalmente se plantea mejores condiciones de edificabilidad, como mayor altura, adosamientos, volados, así como una mayor mixtura de usos de suelo que potencien ciertas zonas de la ciudad, lo que permitirá reducir las distancias, tiempo y recursos invertidos en el acceso a bienes y servicios al generar nuevos puntos que concentren diferentes actividades comerciales, servicios, equipamientos, empleo y demás actividades cotidianas.

De manera complementaria, y con el objetivo de garantizar calidad de vida para sus habitantes, se plantea la consolidación de un sistema de equipamientos que cubran áreas del territorio que no tienen servicios o que presentan un déficit en su cobertura, para ello se han identificado 87 equipamientos urbanos mayores, priorizándose 32 para su implementación.

Un eje de importancia dentro de la propuesta es sin duda el acceso a la vivienda, principalmente a la vivienda de interés social, ejes que la propuesta aborda a través de la reducción del lote mínimo, diversificación del tipo de vivienda, ubicación en el área urbana de la ciudad y demás condiciones que favorecerán a la integración social y a la vida en comunidad, bajo condiciones mínimas de habitabilidad. Se garantiza el acceso a la vivienda para familias en situación de vulnerabilidad.

Conservación ambiental

Desde la perspectiva ambiental, la Ordenanza permitirá impulsar la conservación de los ecosistemas naturales, así como la sostenibilidad del recurso hídrico que abastece a los distintos centros poblados.

El ordenamiento restringe el uso y la ocupación del suelo en ecosistemas frágiles, a fin de prevenir y mitigar riesgos, proteger y garantizar el funcionamiento de la  infraestructura pública, así como la posible afectación a la salud o los riesgos generados.

Entre otros aspectos el plan incorpora las zonas de protección de recarga hídrica de la consulta popular por el agua, así como las Áreas de Conservación y Uso Sostenible (ACUS), lo que permitirá una buena calidad ambiental, la protección de los ríos y quebradas y la disponibilidad del recurso hídrico a largo plazo.

Gestión de riesgos

La Ordenanza aprobada precautela la vida de los habitantes del cantón, evitando los asentamientos en zonas de amenaza y vulnerabilidad, en esta perspectiva se han actualizado estudios de susceptibilidad  a deslizamientos en un área de 12.791,40 hectáreas, permitiendo generar nuevas condiciones de uso y ocupación del suelo, lo que beneficia a un importante número de habitantes.

Sé el primero en comentar en «Cuenca actualizó sus planes de Desarrollo y Ordenamiento Territorial y de Uso y Gestión de Suelo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*