Cuando el corazón manda las piernas obedecen, el Circuito Yo corro por los niños de SOLCA sumó miles de esfuerzos (VIDEO)

Integrantes del reto El Dúo Smart triunfantes en la meta.

Por Mario Cando

“Mientras perseveramos y resistimos podemos conseguir todo” exhibe el pasacalle colgado a la altura del kilómetro cinco de la ruta del circuito deportivo “Yo corro por los niños de SOLCA”, realizado la mañana de este domingo 5 de diciembre por una ruta de 10 kilómetros, bajo la organización del Grupo empresarial Ortiz y el apoyo de varias instituciones.

En realidad fuimos a hacer un registro fotográfico e informativo en la partida del circuito, en el sector del centro comercial Monay Shoping, con la idea de complementarlo en un punto intermedio y en la llegada, en Coralcentro, sin embargo, ya al interior de la masa, nos dejamos arrastrar una corta distancia y al ver que la inmensa “marea azul” va devorando el pavimento de la avenida González Suárez el compacto entusiasmo nos contagia y ya estamos, cámara, esferográfico y libreta de notas en mano, participando en la ruta, por supuesto con el riesgo de desfallecer a poca distancia. Personalmente ni en sueño había pensado en esa posibilidad.

En tanto que la masa compacta se empieza a aflojar cuando el pelotón de aspirantes a llegar en los primeros lugares, y aquellos que enfrentan sus propios retos, se va alejando de forma rápida, en el grupo que ralea se empieza a ver agradables particularidades.

Al parecer quienes más disfrutan de la “competencia” son los perros, los hay de todos los tamaños, colores y razas y muchos de ellos van haciendo piruetas y enredándose entre las piernas de sus dueños, con sus hocicos entreabiertos y las lenguas afuera para capturar el oxígeno necesario, mientras detrás de las puertas enrejadas centenares de sus congéneres alborotan el ambiente con sus ladridos.

Alguien que empuja un cochecito de bebé, con su contenido en el interior, le pone mayor ritmo a su marcha y metros más adelante queda “reventado”, el festejo de sus acompañantes ante el traspié quizás es decidor, le advirtieron que no lo haga. En la meta lo vemos llegar pero ya con el cochecito vacío.

A la altura de El Paraíso salta a la vista un joven matrimonio estadounidense con cuatro niños de cinco años hacia abajo, la menor, suponemos, va meneándose en los hombros de su padre mientras sus hermanos avanzan en la ruta con una energía envidiable. Son nativos de la ciudad de Colorado.

Siete integrantes socias de la empresa sueca de productos de belleza holística y de nutrición Oriflame, de entre 74 y 42 años: Gladys, Marianita, Nancy, Mónica, Jenny, Rosa y Ana, se dan ánimos en el trayecto para no dejarse vencer, en ese propósito les acompaña Isabel, de 12 años.

Hace dos meses iniciaron un reto denominado El Dúo Smart, relacionándolo con Smart Shake, uno de los alimentos naturales producidos por la firma sueca. La caminata constituyó parte de ese reto y vaya que llegaron a la meta en medio de aplausos.

Lo más impactante ocurre en el redondel del Estadio, en solitario y apoyándose en sus muletas avanza Sebastián Cajamarca, de 72 años, quien refleja en su mirada la firmeza para cumplir un gran reto personal.

Hace más o menos cinco años, este ultramaratonista, acostumbrado a correr entre 100 y 160 kilómetros, entrenaba en el Parque Nacional Cajas y sufrió un accidente de tránsito que le afectó seriamente las piernas, quedando postrado por mucho tiempo, pero no se rindió, se levantó de entre las cenizas y esta mañana llegó a la meta en medio de la ovación del público, los abrazos de sus compañeros y las felicitaciones espontáneas. No podía contener sus lágrimas de felicidad.

El circuito de hoy tuvo aproximadamente 8.500 participantes entre corredores de élite, amantes del deporte como sinónimo de salud, quienes se prepararon para cumplir retos personales y quienes de un momento a otro, contagiados del entusiasmo, ingresaron a la ruta y no la abandonaron, todos con la meta de aportar aunque sea con el más chiquito esfuerzo u apoyo al tratamiento de los niños enfermos de cáncer.

1 comentario en «Cuando el corazón manda las piernas obedecen, el Circuito Yo corro por los niños de SOLCA sumó miles de esfuerzos (VIDEO)»

  1. Gracias Mario por sacar nuestra historia gracias por el apoyo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*