Cooperativa de Producción Artesanal Ayni inauguró su Tienda Galería

Los representantes de la Cooperativa de Ahorro y Crédito Jardín Azuayo, Casa de la Cultura Núcleo del Azuay y el CIDAP suscriben el acuerdo de asociatividad.

Quienes se acerquen a una pieza artesanal de Ayni, se acercarán a la reciprocidad y se llevarán parte de la vida de sus artífices, de los constructores de arte.

Poniendo como base los principios de la reciprocidad, la cooperación y la solidaridad, la mañana de este jueves 29 de octubre la Cooperativa de Producción Artesanal Ayni (reciprocidad) inauguró la Tienda Galería “Ayni, Historias Contadas a Mano”, ubicada en la calle Luis Cordero y Presidente Córdova.

La cooperativa es el resultado de un esfuerzo común iniciado en 2017, como galería de oficios, por varios artesanos, con el apoyo del Centro Interamericano de Artesanías y Artes Populares (CIDAP) y la Casa de la Cultura del Azuay.

Hace más o menos un año se planteó la idea de evolucionar a un nivel superior e iniciaron las gestiones que hoy se plasman en la tienda galería respaldada por la Casa de la Cultura Ecuatoriana Núcleo del Azuay, la Cooperativa de Ahorro y Crédito Jardín Azuayo y el CIDAP.

Son 13 socios los que emprenden la producción de cestería en tunda o duda, cestería en paja toquilla; tallado en madera, mármol y piedra; hierro forjado, aluminio repujado, escultura y macramé en cobre, joyería en plata fina y filigrana, metalistería.

Cuando las instituciones públicas y particulares se dedican a trabajar por la gente y con la gente pasan cosas maravillosas, expresó Martín Sánchez, presidente azuayo de la Casa de la Cultura, quien destacó la decisión de democratizar los espacios culturales.

Indicó que con la visión de que la cultura es un derecho de todos se está logrando contagiar el sueño de la reciprocidad, de la solidaridad, del trabajo común que reconoce los aportes de la memoria histórica, que resalta el trabajo de los artesanos como guardianes de esa memoria que se mantiene en el tiempo y los diferentes espacios.

Fausto Ordóñez, director del CIDAP recordó que cuando iniciaron el proyecto se lo hizo sobre la base de recordar que Cuenca siempre fue artesanal, que Azuay es artesanal y dueño de una enorme riqueza cultural e  identitaria, y que el Ecuador tiene una heredad artesanal milenaria.

Desde el inicio de la galería de oficios se vio la conexión directa de los artesanos con los públicos y eso había que fortalecer a través de la asociatividad, del cooperativismo; por eso la galería de oficios se convierte en la primera tienda artesanal, con los adecuados conceptos para la preservación de la identidad, pero también para la producción con elevados niveles de calidad, sostuvo.

La memoria de los pueblos es la base de la identidad

Para Juan Carlos Urgilés, gerente de Jardín Azuayo, la historia y la memoria de los pueblos es la base de su identidad, pero históricamente la colaboración, la reciprocidad y la solidaridad han sido las herramientas más importantes.

Hoy que la pandemia nos plantea una crisis de enormes proporciones tenemos que retornar a la base, a lo efectivo, y el cooperativismo, la asociatividad, son instrumentos potentes para construir la nueva historia, enfatizó.

Subrayó que el ser humano ha enfrentado su vida a lo largo de miles de años, cooperando, colaborando, y este proyecto se dirige a demostrar que es posible construir otra historia, que otro mundo es posible, un mundo en el que el ser humano, en conjunto con la naturaleza, se encuentren y se hermanen y hagan del trabajo de las personas la fuente del progreso.

Miguel Cajamarca, presidente de Ayni, recordó que años atrás, en el caminar incansable, en la pelea, en la lucha, veían con preocupación que “los artesanos estábamos desapareciendo”, pero no por falta de capacidad, sino por la falta de un espacio donde se pueda demostrar, compartir con la gente, las enormes vivencias, los conocimientos y las habilidades de los artesanos.

Lógicamente que no debería ser un espacio cualquiera sino un lugar que dignifique el trabajo, donde la gente vea que cada pieza vibra con el alma, vida y corazón que el artífice pone en su elaboración, fueron las palabras de Fausto Ordóñez, contó Cajamarca.

Y estas piezas están latiendo, y cuando alguien adquiera una de ellas va a llevar parte de nuestra vida, porque “nosotros somos creadores del arte”, enfatizó el dirigente.

La parte musical estuvo a cargo de una delegación del Grupo Cultural Los Andinos, cuyos miembros se dedican, además de hacer vibrar con su música las fibras más íntimas de cada ser, a construir diversos instrumentos musicales andinos.

Sé el primero en comentar en «Cooperativa de Producción Artesanal Ayni inauguró su Tienda Galería»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*