Con diálogo de saberes ancestrales inician Comunidades de Aprendizaje en Azuay

Participantes en una de las mesas de trabajo.

En el marco del proyecto Enfoques de Género Transformadores-Ecuador, la Dirección Distrital de Azuay del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP) efectuaron el Diálogo de Saberes Ancestrales con el cual se inician cuatro Comunidades de Aprendizaje de la Agricultura Familiar Campesina para los cantones Paute, Sígsig, Chordeleg y Cuenca.

En la actividad de este jueves participación cerca de 80 productores y técnicos, el 70% mujeres, quienes reflexionaron sobre la importancia y conservación de las semillas ancestrales, las recetas tradicionales, y las leyendas que las contextualizan.

Carmen Villa, productora y lidereza de la parroquia Baños, expresó su satisfacción de participar en estos espacios de intercambio. «Podemos profundizar los saberes que nos han enseñado nuestros padres y abuelos, para rescatarlos y sumarlos a la asistencia técnica para una mejor producción», dijo.

El taller se realizó en tres mesas de trabajo: conservación de semillas y especies vegetales; hábitos alimenticios de las poblaciones rurales; fábulas cuentos e historias de la población del área rural», de las que se obtuvieron importantes resultados que servirán como línea de trabajo para las Comunidades de Aprendizaje, explicó Giordano Torres, director distrital del MAG en Azuay.

Como resultado del intercambio de saberes, se establece una línea de trabajo para conservación y rescate de variedades ancestrales mediante intercambios y casas de semillas, considerando especies de maíz como cuzco, morocho, shubais, sapón; tubérculos como melloco, mashua, oca, papa victoria, entre otros.

En lo que respecta a hábitos alimenticios, productoras y productores participantes rescataron recetas tradicionales como la sopa de chío, penco negro y la chicha de jora, igual las prácticas tradicionales de cocción, preparación de los alimentos y consumo de los mismos.

Sobre los cuentos y leyendas, historias como “la huaca», «los gagones», «los llashacos», destacaron entre los productores. «Reflexionamos que toda leyenda está enfocada en la comida, que es el centro de toda actividad, con esto podemos generar una ruta de aprendizaje comunitario para que los niños, niñas y adolescentes aprendan estos conocimientos ancestrales y experiencias de comida, historia y cuentos», expresó Guido Cárdenas, participante del diálogo.

Por su parte Cristina Vera, coordinadora del proyecto por parte del Programa Mundial de Alimentos, comentó: «Es importante articular con los diversos actores para lograr el desarrollo productivo. En las Comunidades de Aprendizaje se forman promotores y verdaderos líderes para replicar esos conocimientos aprendidos».

Sé el primero en comentar en «Con diálogo de saberes ancestrales inician Comunidades de Aprendizaje en Azuay»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*