Comuna Zhiña, 82 años de vida comunitaria tras la compra directa de su territorio al Estado (VIDEO)

Delegaciones comunitarias y de los establecimientos educativos en el desfile conmemorativo.

Con un amplio programa cívico, cultural y artístico, la Comuna Zhiña, del cantón Nabón, conmemoró el pasado sábado 24 de septiembre los 82 años de compra de sus territorios y la consecuente configuración de su estructura jurídica.

No estuvo ausente el fervor religioso con la veneración al Señor de la Buena Esperanza cuya imagen presidió el desfile conmemorativo por las angostas calles de tierra de la localidad.

La sesión solemne, las danzas de los grupos de floreras, la pampamesa comunitaria, las presentaciones artísticas, el baile, inundaron de entusiasmo festivo a los habitantes de la comuna que se dieron cita en el centro poblado desde algunos sectores alejados de la comuna.

El cabildo Olmedo Morocho, principal autoridad de la organización, recordó en la sesión solemne que las comunas de la Sierra andina fueron invadidas por los conquistadores españoles y luego por la iglesia católica y convertidas en haciendas, el territorio de Zhiña perteneció durante varias décadas a las madres Conceptas, de Cuenca.

Nuestros abuelos y padres tenían el sufrimiento del esclavismo, del servicio al terrateniente, al patrón, a la iglesia, expresó Morocho.

Nos levantábamos a las cuatro, cuatro y media de la mañana y nos íbamos a la doctrina cristiana, cuando empezaba a salir el sol, rápidamente regresábamos a nuestras casas a tomar alguna agüita, e inmediatamente al trabajo agrícola, en el almuerzo alguna cosa por ahí y continuábamos trabajando la tierra hasta las seis, siete de la noche, esa era la triste realidad, convertidos en animales de carga, de trabajo; ¿educación?, ni pensar, enfatizó el cabildo.

Reiteró que la hacienda estaba administrada por la iglesia que era “parte del dominio hacia los pueblos oprimidos”.

Nuestro despertar de las conciencias comienza a partir de 1980, con el avance de la “evangelización liberadora” de monseñor Leonidas Proaño. “Iniciamos con la alfabetización de adultos, en 1981, desde ahí empezamos a emprender la conciencia de nuestra existencia, de por qué estamos y por qué vivimos así, subrayó la autoridad.

Breve historia

De acuerdo a la “Historia de la hacienda y comuna Zhiña”, de los Autores Olmedo Morocho, cabildo de la comuna, y Patricio Morocho, publicada en el portal “Tierra, tu tiempo”, la hacienda, con sus hatos de Chashki y Zhuruzhio, se formó a lo largo de los siglos XVI y XVII, al igual que las haciendas de Chunazana y Cazadel.

Antes de pasar al poder de las Madres Conceptas, Zhiña pertenecía a una familia muy rica de apellido Mora, de Girón. Un día los miembros de la familia, montados en siete lujosos caballos, salieron a buscar más peones, pero no se llegó a saber el fin de esta gente, desaparecieron. A partir de allí, las madres Conceptas, de la ciudad de Cuenca, compraron esas tierras para convertirlas en su hacienda.

Para ingresar al monasterio, los familiares de las religiosas debían entregar como dotes: joyas, enseres, propiedades o dinero. Esos recursos, posiblemente, se utilizaron para adquirir la propiedad. Posteriormente, en tres etapas, el 21 de mayo, el 3 de diciembre de 1690, y el 14 de abril de 1735 fueron incorporadas más tierras a la hacienda; es decir, el monasterio pagó por esas tierras con dinero obtenido a través de dotes y censos.

Con la revolución liberal Alfarista de 1895, los bienes (haciendas) de la iglesia, sujetos a la ley de “Bienes Muertos” o “Manos Muertas”, fueron expropiados y pasaron a ser patrimonio del Estado como parte de una nueva institución, la Asistencia Pública. Luego esas tierras fueron arrendadas a la gente mestiza de la ciudad de Cuenca.

“El primer arrendatario fue el señor Augusto Tamaríz; el segundo, el señor Francisco Carrasco; y, por último, el señor Francisco Pozo”. Los nombrados  arrendaban el total de la hacienda y subarrendaban a cada uno de sus pobladores las parcelas ocupadas por ellos.

Cansados de este negocio desigual, los pobladores nativos de Zhiña propusieron a la Asistencia Pública arrendar ellos directamente la hacienda y encargaron los trámites a Honorato Peralta, pero el señor Enrique Malo, funcionario de la Asistencia, se negó a aceptar a Peralta como representante de los indígenas porque no tenía título universitario, éste se molestó por el maltrato recibido y decidió que, en vez de arrendar, los pobladores emprendan el proyecto de comprar la hacienda.

La idea de la compra produjo una división interna entre sus habitantes, se formaron tres grupos: Los Carrasquistas apoyaban al que había sido el segundo arrendatario; los Pozistas apoyaban al último arrendatario; finalmente, los Peraltistas apoyaban a Peralta y la compra de la hacienda. Después de largas discusiones prevaleció la idea de la compra.

Es así que luego de tantos sacrificios, con la asesoría de Honorato Peralta y el acompañamiento de Wenceslao Carchi, como traductor para los trámites, porque hasta esa época en Zhiña solo hablaban el Kichwa, los 237 jefes de familia lograron comprar la hacienda, un total de 10.851 hectáreas en la suma de 388.759 sucres con 2 centavos.

Del área total del predio, 1.414 hectáreas fueron parceladas en terrenos individuales y las 9.437 hectáreas pasaron a propiedad colectiva o comunitaria, administrada por el cabildo de la comuna. Las escrituras de la compra venta se firmaron el 24 de septiembre de 1940.

El proceso escritural no estuvo excento de una serie de tropiezos y manipulaciones como el pedido de archivo por parte de los senadores Alarcón Mena y Cueva García, sin embargo, la tenacidad de Honorato Peralta y Wenceslao Carchi, con el apoyo del presidente de la Cámara de Diputados, Andrés Córdova, logró que el proyecto de Ley de venta de la mencionada hacienda, sea firmado por el presidente de la República, Aurelio Mosquera Navas.

Antes de la compra y firma de la escritura, el Estado, mediante Decreto de la creación de la Ley de Organización y Régimen de las Comunas, publicado en el Registro Oficial de fecha 30 de julio de 1937, legalizó como comunas a todos los caseríos, anejos, barrios, comunidades, parcialidades, es así que Zhiña, exactamente el 28 de febrero de 1939, mediante Acuerdo Ministerial N°- 209, fue reconocida jurídicamente como Comuna Jurídica , siendo su primera directiva la conformada por Domingo Morocho, presidente; Juan Lalvay, vicepresidente; Martín Morocho, tesorero; Luis Morocho Naranjo, síndico; Silvestre Morocho, secretario.

Sé el primero en comentar en «Comuna Zhiña, 82 años de vida comunitaria tras la compra directa de su territorio al Estado (VIDEO)»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*