Cómo EEUU se ha atrapado a sí mismo con Taiwán

Nancy Pelosi, presidente dce la Cámara de Representantes de Estados Unidos. (Captura de pantalla).

La presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, inició su gira por los países asiáticos. El programa oficial del viaje incluye Singapur, Malasia, Corea del Sur y Japón. Una visita a Taiwán no se menciona, aunque se especula ampliamente en los medios.

Desde abril de este año, en los medios se rumorea una posible visita de Pelosi a Taiwán. En la primavera boreal, la canceló porque dio positivo en la prueba del Covid-19. En julio, los funcionarios estadounidenses dijeron a nivel informal que la visita podría tener lugar en el marco de su gira asiática de agosto. Oficialmente, Pelosi no ha confirmado ni ha desmentido si está previsto este viaje. Sin embargo, algunos congresistas, especialmente el republicano Gregory Meeks, han informado de que han recibido una invitación de Pelosi para acompañarla durante su visita a Taiwán.

Aún no hay certeza sobre el programa de la gira asiática de Pelosi. Formalmente, su página web dice que el viaje comienza en Singapur. Se afirma que los objetivos de la gira son reuniones de alto nivel para discutir la promoción de intereses y valores comunes. Se debatirá sobre la seguridad mutua, la cooperación económica y la administración basada en la democracia en la región de Asia-Pacífico, difundió Sputnik este lunes 1 de agosto.

Sin embargo, en el pasado, Washington siempre mantuvo en secreto hasta el último momento los planes de visitas a Taiwán, incluso de funcionarios y representantes de bajo nivel. Si Pelosi decide ir a Taiwán, no habrá ningún anuncio oficial por adelantado, dijo a Sputnik Qian Yaxu, investigador del Centro de Estudios Estadounidenses de la Universidad de Transporte de Xinan.

«Los funcionarios estadounidenses no se atreven a hacer ninguna declaración oficial sobre la visita de Pelosi. Anteriormente, los dos jefes de Estado mantuvieron conversaciones telefónicas durante las cuales China marcó claramente una línea roja, advirtiendo a EEUU que quien juega con fuego puede quemarse. Al mismo tiempo, Biden reiteró el compromiso de su país con el principio de «una sola China», diciendo que no apoyaba ninguna acción sobre la independencia de la isla. Mientras tanto, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kirby, trasladó la responsabilidad a la propia Pelosi, afirmando que era su propia decisión visitar o no Taiwán», recordó Qian Yaxu.

El experto calificó de violación de la soberanía la posible visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU a la isla china.

«Sin embargo, Pelosi no esperaba una reacción tan contundente de Pekín. Al ser una tercera persona en la vertical de poder de EEUU, su visita, si se produce, superaría todas las líneas rojas. Sería una violación de la soberanía de China», advirtió.

De esta manera, EEUU se ha atrapado a sí mismo, señaló el experto al detallar que si Pelosi va a Taiwán, podría desencadenar una escalada muy grave en la región y si la funcionaria abandona sus planes, la credibilidad de EEUU ante la comunidad mundial caerá en picado.

«Creo que si Pelosi visita la isla, podría provocar enfrentamientos militares en el estrecho de Taiwán. El Ejército Popular de Liberación está realizando ahora ejercicios navales en las tres principales zonas de la región, pero EEUU aún no ha tomado ninguna medida de despliegue militar-estratégico. Esto sugiere que el Gobierno de Biden comprende la vulnerabilidad de EEUU cerca de las fronteras de China», analizó la disposición el experto.

Sin embargo, si Pelosi se niega a visitar Taiwán, será un gran golpe para la reputación internacional de Estados Unidos, agregó.

«A los ojos de la comunidad internacional, el declive de EEUU será un hecho evidente. China puede, a través de la diplomacia, evitar que Estados Unidos cruce las líneas rojas. Esto reforzará la influencia de China en todo el mundo», afirmó Qian Yaxu.

Subrayó que China siempre ha defendido el desarrollo pacífico y el diálogo racional con EEUU.

«Si la tendencia del ascenso de China y el declive de EEUU se consolida, creará una base para un desarrollo más racional de las relaciones chino-estadounidenses», pronosticó.

No obstante, los medios de comunicación chinos sugieren que el avión de Pelosi podría realizar un aterrizaje técnico supuestamente forzoso en Taiwán, con el pretexto de la necesidad de repostar, reparar averías, etc. Mientras tanto, los aviones de combate chinos van a patrullar activamente el cielo del estrecho de Taiwán, por lo que la probabilidad de que se produzcan incidentes sigue aumentando drásticamente, sobre todo teniendo en cuenta el grado de tensión existente.

Por su parte, Taiwán no ha comentado la posible visita de la presidente de la Cámara de Representantes. La situación actual no supone ningún beneficio para la isla. Si estallan las hostilidades en el estrecho de Taiwán, la isla se encontrará bajo un bloqueo económico. Si Washington cede a las presiones diplomáticas y militares chinas, EEUU será un aliado muy precario en el que no merece la pena confiar. Los indicadores económicos ya han empezado a reflejar una perspectiva negativa. El dólar taiwanés ha caído a su valor más bajo desde junio de 2020. Los inversores no esperan un buen resultado para Taiwán en el entorno actual.

Sé el primero en comentar en «Cómo EEUU se ha atrapado a sí mismo con Taiwán»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*