Ciudadanos costeños pidieron auxilio para poder subirse a un bus, tenían monedas pero no la tarjeta

Lo que se había previsto en torno a la utilización de la tarjeta electrónica para el pago del pasaje del bus urbano en Cuenca ocurrió más temprano que tarde.

Aproximadamente a las 19h15 del último sábado, en la parada de la calle Sangurima y Hermano Miguel, una joven ciudadana costeña subió al bus No. 0159 de la empresa Ricaurte, línea 100, que cubría la ruta hacia Ricaurte, y en tono de ruego pidió al chofer y luego a los pocos pasajeros que le auxilien.

Eran 20 pasajeros, entre adultos y niños, que esperaban, según dijo, cerca de dos horas sin poder transportarse. Tenían las monedas en efectivo, pero no la tarjeta. Señaló que durante ese tiempo habrán pasado más de diez buses pero ningún conductor quiso ayudarles.

Por ventaja los pocos pasajeros demostraron su solidaridad y prestando sus tarjetas, algunas con mínimos saldos, lograron solucionar el apuro de los visitantes.

Pero hay que ser claros y contundentes, a los pasajeros no les corresponde esas soluciones sino a los empresarios del transporte y a las autoridades que debieron haber prevenido por todos los medios esos imprevistos.

Martha, una joven de unos 20 años, dijo a Portal Diverso que el grupo de familiares y amigos vino a Cuenca desde la ciudad de Guayaquil para asistir a la presentación de uno de sus artistas preferidos, en un lugar muy cercano a Ricaurte, pero al momento de querer abordar el bus se encontraron con la “ingrata sorpresa”.

“Créame que después de esto, muy difícil que regrese a Cuenca”, dijo la ciudadana en tono molesto, pero también agradecida por la bondad de los cuencanos.

Posiblemente de regreso a su ciudad contará su “mala experiencia”, que quizás derive en mala propaganda, o puede ser una alerta para quienes piensen viajar a Cuenca y estén sujetos a la utilización de los buses urbanos. Todo dependerá de las acciones informativas y campañas que los transportistas y las autoridades implementen en otras partes del país, para dar a conocer las regulaciones en Cuenca.

Sé el primero en comentar en «Ciudadanos costeños pidieron auxilio para poder subirse a un bus, tenían monedas pero no la tarjeta»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*