CIDH condena a Ecuador por permitir impunidad en caso de violación a estudiante

Imagen ilustrativa tomada de Radio La Calle

Una larga cadena de omisiones dejaron en la impunidad la violación contra la estudiante Paola Guzmán por parte del vicerrector de su colegio

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó al estado ecuatoriano por permitir la impunidad en el caso de abuso sexual contra la adolescente Paola Guzmán por parte Bolívar Espín, entonces vicerrector del colegio de Guayaquil en el que ella estudiaba. El execrable delito ocasionó el suicidio de la estudiante en el año 2002.

Tras el crimen, la justicia ecuatoriana no dictó la prisión preventiva en contra del agresor y facilitó su fuga. El caso prescribió y quedó en la impunidad hasta este viernes 14 de agosto cuando la CIDH sancionó a Ecuador.

Lo grave de la situación es que en ese momento los medios de comunicación relataron el hecho como un caso de decepción amorosa, sin considerar siquiera la posibilidad de la violación que ahora se confirma. Esos medios que se confabularon en la revictimización de Paola están en la obligación de rectificar y reparar la memoria de la víctima.

En su sentencia, la Corte reconoce que a Paola no se le garantizó el derecho a la educación sexual y reproductiva, lo que, justamente, no le permitió comprender y denunciar la violencia sexual que sufrió. En este sentido la CIDH exige a Ecuador iniciar acciones de reparación y no repetición de manera inmediata, que serán supervisadas por el organismo, lo que incluye “fortalecer medidas para prevenir la violencia sexual en contextos educativos”.

El Centro de Derechos Reproductivos y el Centro Ecuatoriano para la Acción y Promoción de la Mujer CEPAM-Guayaquil calificaron de “hecho histórico” la sanción de la CIDH al Estado ecuatoriano, puesto que no se protegió la vida, la integridad y la educación de Paola y, al momento, se permite que los menores estén expuestos al abuso sexual, en parte, por la falta de educación sexual y reproductiva.

Lita Martínez, directora ejecutiva de CEPAM-Guayaquil, citada por radio La Calle, aseguró que corresponde a las “organizaciones sociales continuar con el seguimiento de la implementación de la sentencia que ha vencido la impunidad e injusticia en contra de Paola”.

Por su parte, Petita Albarracín, madre de la víctima, subrayó que pese a su ausencia desde hace 18 años, le queda la tranquilidad de que su muerte no será en vano, pues con esta sentencia los agresores no serán encubiertos nunca más. “¡Por fin se hizo justicia para mi Paola!”, exclamó.

La cadena de impunidad en el caso de Paola Guzmán

  1. Paola no era la primera víctima de Bolívar Espín, el entonces vicerrector. Más estudiantes fueron trasladadas a otros colegios por su acoso e incluso una profesora denunció ataques en su contra.
  2. Cuando Paola se dio cuenta de que estaba embarazada de su violador, se vio obligada a abortar. El médico de la propia institución realizó el procedimiento, solo después de también abusar de ella.
  3. En 2002, Paola decide ingerir fósforo blanco (o diablillos) y acabar con su vida. Sus compañeros pidieron ayuda en la enfermería de la institución, pero no hicieron nada. Ni siquiera llamaron a su madre. Una alumna se comunicó con ella y fue trasladada al hospital, pero no lograron salvarla.
  4. Petita Albarracín, madre de Paola, empezó la dura tarea de buscar un abogado que se haga cargo de su caso. El Estado la abandonó después de haber perdido a su hija y sin recursos para lograr justicia.
  5. Cuando consiguió ayuda para seguir el proceso, en 2003, solicitó prisión preventiva contra Bolívar Espín pero el juez negó el pedido. Cuando la función judicial decidió dictar esta medida, un año después, el violador escapó y no se presentó hasta que el caso prescribió.
  6. Medios nacionales describían el hecho como una ‘relación sentimental’ que terminó en el suicidio de la menor por ‘decepción amorosa’.
  7. Ante la inacción de las autoridades, en 2008, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se hace cargo del caso. El Estado ecuatoriano pide disculpas a la madre y la hermana de Paola, pero no se responsabiliza por los hechos.

Sé el primero en comentar en «CIDH condena a Ecuador por permitir impunidad en caso de violación a estudiante»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*