Casa de Acogida para la mujer rural será una propuesta azuaya para Latinoamérica

Asistentes a la reunión en la comunidad de Chunazana. (Captura de pantalla),

Nabón.- Con la finalidad de reducir los niveles de violencia contra las mujeres y facilitarles espacios de emprendimiento y capacitación, el Gobierno Provincial del Azuay, en el marco del proyecto Comunidades de Equidad, gestiona la construcción de la Casa de Acogida en la comunidad de Chunazana, en el cantón Nabón.

La violencia contra las mujeres es una grave problemática que azota al mundo y nuestra provincia no es la excepción. De acuerdo a la última encuesta de relaciones familiares, Azuay tiene el porcentaje más alto de casos, incluso superior a la media nacional. Una de las principales causas para que las mujeres no salgan del círculo de la violencia es el desconocimiento de sus derechos, de la ley,  la inexistencia de servicios oportunos eficientes, de redes de apoyo, situación que se agudiza cuando a estos elementos se le suman otras condiciones como la pobreza, la etnia, la edad.

Ante esta situación, la Prefectura ha implementado desde el año 2021 las “Comunidades de Equidad”,  espacios de mujeres donde reciben acompañamiento, autocuidado e información sobre la Ley y los procedimientos de denuncia. En estos espacios las mujeres se ayudan unas a otras y consolidan el tejido social formando y potencializando redes. A la fecha están activas 25  Comunidades de Equidad en: Copzhal, Santa Rita, Santa Rosa, Ñuñurco, La Merced, Guaña, Zhipta, Moya, Jordán, San Pablo, Uzhupud, Sanglia, Iguila Corral, Ñamarín, Guaira, Cuchinguzo, Chocar, Abdón Calderón, Virgen de las Aguas, Caliguiña, Tipoloma, Manzanilla, La Ramada, El Rodeo, Chunazana.

Una de las necesidades básicas para las mujeres que viven violencia de género es contar con un espacio de acogimiento seguro para ellas y sus hijos e hijas, en este sentido el Gobierno Provincial, desde el año 2021, ha gestionado con las autoridades del Cabildo de Chunazana logrando la donación de un predio para el emplazamiento de una casa de acogida para mujeres rurales, la primera en el país y en Latinoamérica.

Posteriormente se realizaron los levantamientos del predio y un estudio de sostenibilidad del proyecto, planteándose la construcción de la casa, una planta para la producción de snacks y un espacio para la granja. En el presente año año se planificó la contratación de una consultoría para  la elaboración de Diseños Arquitectónicos completos para la construcción de la casa de acogida, una granja y una planta industrial.

Compromisos públicos 

La propuesta se fortaleció con el acercamiento a otras instancias del Gobierno Nacional. El lunes 1 de agosto, en la comunidad indígena y campesina Chunazana se reunieron: Paola Flores, secretaria de Derechos Humanos; Cecilia Méndez, prefecta del Azuay; Nancy Torres, coordinadora zonal 6 del MIES; Patricio Maldonado, alcalde de Nabón; Armando Carrión, concejal; Luis Carchi, representante del Cabildo Chunazana y la comunidad.

A través de la figura de la mancomunidad, las autoridades se comprometieron a gestionar los rubros económicos que permitirán construir la Casa de Acogida que tendrá un área para que habiten las mujeres violentadas con sus hijos e hijas, granjas de trabajo para producir la tierra y una fábrica pequeña para elaborar snacks con productos de la zona y del cantón: la papa andina, oca, chicama y otros productos.

Proyecto emblemático

Las mujeres campesinas necesitan un espacio donde refugiarse y trabajar para obtener una independencia económica. En la ruralidad, las mujeres también son víctimas de violencia física, sexual, psicológica, muchas de ellas con sus guaguas en brazos huyen a esconderse en las chacras, por eso, desde el gobierno y sus distintas instancias debemos acompañarlas”, puntualizó la prefecta Cecilia Méndez.

Recalcó la importancia de concretar los ofrecimientos en presupuestos que permitan ejecutar el proyecto, dado que en las ciudades ya hay casas de acogida, pero en el campo no existen. El trabajar en los territorios y evidenciar las necesidades de la ruralidad impulsó la creación de las veinticinco  Comunidades de Equidad, que han sido ese espacio donde las mujeres pueden sanarse, acompañarse, consolarse, pero también compartir sus experiencias como madres, esposas, agricultoras, artesanas, emprendedoras. Tras la positiva experiencia de nuestras casas de acogida en Cuenca, queremos liderar la construcción de la casa de acogida para la mujer rural con el compromiso, voluntad, presupuestos y el accionar de cuatro entidades de gobierno, insistió.

Agregó que para sostener las economías campesinas es fundamental que las mujeres tengan las mejores condiciones de vida. La mujer rural es la que sostiene la vida de los hijos, pero también de sus animales menores, de la productividad de los campos, de la protección de las fuentes agua, de los páramos, de los saberes ancestrales.  Las formas y consecuencias de la violencia hacia la mujer en las zonas rurales no son iguales en el campo que en la ciudad, dijo.

Paola Flores, ministra de Derechos Humanos, resaltó el accionar de la prefecta y su amplia visión con perspectiva de género. Con resiliencia ha venido trabajando no solo por la vialidad sino por los seres humanos, dando dignidad a los azuayos y azuayas, por eso, es importante trabajar en proyectos en conjunto. “Gracias a la comunidad por regalar el terreno para el proyecto, nuestra presencia ratifica el compromiso del Gobierno Nacional para entender las necesidades y plasmarlas en obras tangibles. Esta casa de acogida será un ejemplo nacional y latinoamericano, la primera casa de acogida pensada para la mujer rural”, enfatizó.

El alcalde Patricio Maldonado señaló que se trabaja para que las mujeres puedan tener espacios dignos y mejores condiciones de vida. Esta casa de acogida que será emplazada en dos hectáreas tendrá sus espacios para el cultivo, la crianza de animales menores y para emprender con la venta de snacks. “Esta casa será pionera en Latinoamérica y será posible con el trabajo y accionar de todos”, dijo.

Nancy Torres, coordinadora zonal 6 del MIES, indicó que aunque la institución no es un ente rector en el tema de los derechos de las mujeres, “cada una de las instituciones tenemos el deber y el compromiso de apoyar proyectos que benefician a las mujeres de la ruralidad. Reciban el compromiso de nuestro ministerio para apoyar una iniciativa que defiende la salud y bienestar de las mujeres”.

Sé el primero en comentar en «Casa de Acogida para la mujer rural será una propuesta azuaya para Latinoamérica»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*