Carta a comunidad universitaria para investigar tratamiento de Covid-19

 

Marco Antonio Machado

Señor Rector, señor Decano de Jurisprudencia, compañeros docentes:

La Universidad de Cuenca no tiene posibilidad de emprender en la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus, pero sí podría organizar, con las facultades de Química y Medicina, una adecuada investigación y experimentación acerca de las bondades del dióxido de cloro, al parecer muy accesible y barato, como alternativa viable para la prevención y tratamiento de esa enfermedad.

Esta intervención institucional se presenta como necesaria y urgente porque no es probable que algo semejante surja de una decisión estatal y porque la fórmula puede confeccionarse en forma clandestina o incluso deformada para lucrar con su venta.

La investigación universitaria no tiene, no debería tener, presiones ilegítimas ni condicionamientos, mucho menos cuando se trata de salud pública y vidas humanas.

Los detalles de esta aplicación -fuertemente combatida por las transnacionales farmacéuticas- pueden consultarse en muchos reportajes que tienen como protagonista al físico alemán Andreas Kalcker y como fuerte apoyo a la religiosa y experta en salud pública Teresa Forcades, además de muchos testimonios favorables a la causa, todos ellos accesibles por YouTube.

Hace muy poco Carlos Vera entrevistó al científico y luego a un médico que aplicó con éxito la fórmula en más de cien enfermos, como se verá en la misma red.

Uno de los considerandos de la reciente resolución del Consejo dice que la Universidad de Cuenca se encuentra desarrollando investigaciones sobre la pandemia; ojalá que la mencionada se encuentre entre las posibles soluciones. Por lo demás, invito a todos a informarse en las fuentes en referencia.

Sé el primero en comentar en «Carta a comunidad universitaria para investigar tratamiento de Covid-19»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*