Cantata “Boletín y Elegía de las Mitas” pondrá en escena al I Coro de Mujeres Rurales del Azuay y 120 artistas más

Participantes en la rueda de prensa que presentó el programa., la mañana de este lunes 12 de diciembre.

El debut se realiza el jueves 15 de diciembre a las 20h00 en el teatro Carlos Cueva Tamariz, la entrada es libre. Una segunda función está prevista para el miércoles 21 de diciembre a partir de las 10h00, en Nabón.

En una suma de esfuerzos para el fortalecimiento de la gestión cultural y los tejidos sociales, la Coordinación de Turismo y Cultura y la Dirección de Equidad de Género del Gobierno Provincial del Azuay, y la Universidad de Cuenca, presentarán la cantata “Boletín y Elegía de las Mitas”, poema épico del escritor cuencano César Dávila Andrade, el próximo jueves 15 de diciembre a las 20h00 en el teatro universitario Carlos Cueva Tamariz.

La obra musicalizada por el compositor e instrumentalista Edgar Palacios, será interpretada por el I Primer Coro de Mujeres Rurales formado por el Gobierno Provincial, con el acompañamiento de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Cuenca, dirigida por el maestro William Vergara; además participaran en el elenco  el Coro Polifónico de la Universidad de Cuenca y los solistas Vanesa Freire, Priscila Urgilés, Diego Zamora y Juan Carlos Cerna.

El proyecto cultural en el que  se evidencia y acciona  el derecho de auto identificación y participación en el ámbito cultural, servicios públicos culturales, desarrollo musical y empoderamiento de las mujeres, inició en 2021 y el pasado 9 de  noviembre las mujeres de cuatro comunidades indígenas y  campesinas: Puculcay-Santa Isabel, La Resistencia-Soldados, Rañas-Nabón y del cantón Oña, fueron convocadas a formar parte del coro de Mujeres Rurales y desde entonces han ensayado tres días a la semana: ellas tienen entre 9 y 70 años.

“No había quien nos enseñe a cantar, agradezco a la prefecta por considerar a las mujeres del campo para este proyecto.  Estamos aprendiendo a respirar correctamente porque nuestras profesoras son muy pacientes”, comentó María Laura Morocho, de la comunidad de Rañas-Nabón.

Paola Montalván, Salomé Quezada, Gabriela Méndez y Salomé Jácome son las profesionales del canto que, en territorio de las comunidades,  prepararon a las mujeres para la cantata. Bajo la coordinación de Vanesa Freire este proyecto cultural del GPA se ha cristalizado desde una metodología y un trabajo mancomunado con miras al desarrollo, crecimiento y derecho a la cultura y recreación de las mujeres campesinas.

Joaquín Moscoso, coordinador de Turismo y Cultura del Gobierno Provincial, refirió que desde la cultura es importante generar espacios de fortalecimiento a la participación comunitaria y  cultural como un derecho fundamental establecido en los convenios internacionales, en la Constitución política del Estado, en la Ley Orgánica de Cultura. “La cultura tiene eficacia en lo simbólico, pero también en la construcción del tejido social.  La cultura permite rehabilitar y restaurar los tejidos sociales rotos ya sea por la pobreza, violencia, abandono, maltrato, etc.  A través de la cultura se  reivindica la lucha social, de allí la importancia de espacios culturales que activen la participación de los habitantes de la ruralidad”, enfatizó Moscoso.

“Brazos llevaron al mal.
Ojos al llanto.
Hombros al soplo de sus foetes,
Mejillas a lo duro de sus botas.
Corazón que estrujaron, pisando ante mitayo,
cuerpos de mamas, mujeres, hijas.
Sólo nosotros hemos sufrido
el mundo horrible de sus corazones”.

César Dávila Andrade

Esta estrofa es parte del poema de César Dávila Andrade que consta de 286 versos distribuidos en 30 estrofas y relata el sufrimiento de las luchas indígenas ecuatorianas de las zonas rurales que fueron obligadas a trabajar en los sistemas de mitas, sin pago alguno.  El  clamor de los campesinos fue en defensa de las tierras dado que, les pertenecía por su cercanía y conexión con la Pachamama.

Las mujeres de la ruralidad que forman parte del I Coro liderado por el Gobierno Provincial del Azuay están  conectadas por tres condiciones: la pasión por el canto; una vida difícil, llena de pruebas; y la fuerza  característica de una  lucha constante, por eso sus voces son fuertes y hermosas. La letra del poema de César Dávila Andrade en la voz de cada mujer de la ruralidad tiene una connotación especial, tal como lo precisa Patricia Quezada, integrante del coro y oriunda de cantón Nabón: “La vida es como las canciones, posee notas musicales, a veces altas y otras bajas, pero todo fluye y continua en esa lucha diaria”.

Ximena Bernal, directora de Equidad y Género del Gobierno Provincial del Azuay, puntualizó que se ha logrado el   empoderamiento femenino a través del desarrollo artístico musical en la ruralidad; este proyecto  permitió conformar el I Coro de Mujeres Rurales cuyo objetivo fue prevenir, atender y eliminar la violencia de género mediante la activación de espacios donde el empoderamiento femenino esté ligado al desarrollo artístico musical. “La música ha sido parte de los procesos históricos de las mujeres rurales, es un elemento que nos permite  la sensibilización para la erradicación de la violencia. La música es un mecanismo de expresión de alegría, tristeza, injusticias, luchas, por eso, es una herramienta que permite trabajar en un proyecto integral que permita a las mujeres conocer y ejercer sus derechos”, acotó.

Sé el primero en comentar en «Cantata “Boletín y Elegía de las Mitas” pondrá en escena al I Coro de Mujeres Rurales del Azuay y 120 artistas más»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*