Bienvenida María Paula ¡ya era hora, hijá!

Por Hugo el búho

No sabes cuánto te extrañamos. ¿Qué tal esa estadía en los Yuneites Esteites con tu novio granadilla? No hay nada como la patria de uno. Lo que es la vida, regresas justo en octubre, justo cuando tenemos a otro pelele de presidente. Asesorar ineptos es tu fuerte, según se ve. ¡Llegó la madrina, dirán muchos en la policía! Era que avises que regresabas para prepararte un recibimiento por todo lo alto, como te mereces. El cariño nunca se olvida, sobre todo cuando se trata de alguien que marcó nuestras conciencias a sangre y fuego. Cariño del bueno que llaman.

Deberías crear una especialización o algo así en alguna Universidad, de esas que te adoran. Maestría en pedagogía de ineptos o Diplomatura en preparen, ni apunten, fuego. En la UDLA, por ejemplo, serías la adoración de sus autoridades. El actual presidente off shore de Carondelet también te extraña; parece que, por fin se dio cuenta que solo sirve de banquero, que la presidencia era solo un capricho de millonario bobo. ¿De qué vas?, ¿de asesora o ministra? Sí sería bueno un adelanto. ¿Cuántos hospitales vas a repartir? Tú tienes ese talento innato para comprar conciencias, para que todo valga nada. Hay que reconocerlo, eres una maravilla en la política del oportunismo, del arribismo de verano, de invierno.

¿Y cuándo te lo traes al Juan Sebastián? Ya que venga, nomás. Tu siamés debe estar triste por ahí, llorando frente al espejo con su traje de luces, toreando al viento. Y de pasito que se venga el Richard. Trío de lujo. ¿Qué vas a hacer? Cuenta. Eres una morbosa; llegas porque ya hueles a sangre; el olor a gas te excita. ¡Qué manera de hacerte extrañar! Algo de emoción hay que ponerle a ese gobierno, que no atina una; bueno, la vacunación le salió bien, pero de ahí, solo de tumbo en tumbo.

Tu misión va a ser muy difícil. Porque una cosa es haber hecho lo que te dio la gana con un presidente, por decirlo de alguna manera, por ser un poco sutil, estúpido. Pero ahora te topas con un clon de Moreno, con la misma capacidad intelectual, pero con el añadido de que todo el mundo le gritó ladrón. Bueno, no le dijeron eso. Evasor. Que en cristiano da lo mismo. Esconder harta plata para no pagar impuestos, ponerla a nombre de su esposa e hijo. ¿Cuál es el nombre que mejor le calza a la familia presidencial? Difícil está la tarea.

Muchos envidiamos tu suerte. Te fuiste dejando muertos y heridos, pero no ha pasado nada. El privilegio de ser amiga de la fiscal. Esa pobre mujer que, más allá de ser la 10 sobre 20, solo se dedica a seguir órdenes de los blancos que la pusieron ahí. Debe ser triste. Haber llegado donde llegó para terminar de eso. ¿Te imaginas cómo la tratarán sus verdaderos jefes -siempre racistas- cuando nadie los oye? Siempre será la empleadita, la de los mandados, la sumisa mujer que debe seguir al pie de la letra el guion que le impusieron. Sí da pena tu amiga.

Bienvenida María Paula. Esperamos que sepas hacer bien tu trabajo. La policía ya está equipada, con harta plata, y ahora, hasta con inmunidad. ¡Qué más chapas querías! Bienvenida Romito al lugar en el que siempre debiste estar. Porque la ministra Vela no da la talla; ahí necesitan alguien que se imponga, que sepa del oficio de negociar con maletín en mano, que sepa redistribuir los cargos y las instituciones por el bien del gobierno, que sepa torcer ideologías.

¡Suerte en tu empresa nuestra siempre recordada, María Paula!

Sé el primero en comentar en «Bienvenida María Paula ¡ya era hora, hijá!»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*