Azuay y Morona Santiago aliados en la conservación del oso de antejos, tapir de montaña y otras especies

Es fundamental proteger el hábitat del Oso Andino y otras especies para asegurar la cadena de la vida.

Es fundamental proteger el hábitat del Oso Andino y otras especies para asegurar la cadena de la vida (Foto Internet).

Frente al peligro de extinción que pende sobre el oso de anteojos u oso andino, el tapir de montaña y otras especies, los Gobiernos Provinciales de Azuay y Morona Santiago emprendieron un proyecto de conservación que además proteja la biodiversidad en una zona de mucha fragilidad, informaron representantes de las dos instituciones.

El tema es tratado en el marco de la Conferencia Internacional de Biodiversidad, Territorios Biodiversos y de Derechos, que se desarrolla en Cuenca este jueves 21 y viernes 22 de junio en el hotel Oro Verde y la Casa de la Provincia bajo la organización del Gobierno Provincial del Azuay, con el apoyo del Consorcio de Gobierno Provinciales del Ecuador (CONGOPE), el Ministserio del Ambiente (MAE), Energy Foresty, el Instituto Nacional de Biodiversidad y la Red de Gobiernos Regionales para el Desarrollo Sostenible (nrg4SD).

La propuesta fue planteada con la organización  Energy Foresty (energía forestal) y el apoyo del Ministerio del Ambiente (MAE) para declarar una zona forestal protegida entre las dos provincias en la que nadie pueda entrar para posibles actividades de explotación minera, petrolera, o de generación de hidroelectricidad que  impidan el paso y la vida de las especies protegidas.

El área se extiende desde Paute, en Azuay, hasta Méndez, en Morona Santiago, en la zona de Tinajillas y el bosque de Collay  que tiene influencia en los cantones azuayos de Sevilla de Oro, El Pan, Guachapala, Paute, Sígsig y Gualaceo.

Esta área de conservación se reserva únicamente para la generación de la biodiversidad, del agua y la vida pues las estribaciones de montaña son además una especie de divisoria de aguas para la Amazonía y la Sierra.

De acuerdo a la directora de Gestión Ambiental del Gobierno Provincial del Azuay, Sonia Cevallos, los riesgos tienen su origen en la extensión de la frontera agrícola que reduce su hábitat natural, al igual que el del tapir de montaña, puma, venados.

Otro motivo es la falsa creencia de que el oso de anteojos es carnívoro y por ende ataca al ganado y animales domésticos, entonces es perseguido y eliminado, pero en realidad es un animal herbívoro que se alimenta de especies vegetales.

En el caso del tapir de montaña se da un contexto parecido, con el agravante de que se lo considera un animal de caza para la alimentación, añadió la funcionaria.

Precisó que la protección de las especies en mención consta en los planes operativos de la Prefectura,  gracias a la facultad entregada por el Ministerio del Ambiente para que el Gobierno Provincial sea autoridad ambiental cooperante.

Indicó que con las comunidades de la zona de influencia del proyecto se emprenderán acciones de capacitación en la conservación de estas especies, proporcionándoles además elementos para la práctica de una agricultura sostenible y amigable con el medio ambiente.

Las acciones de protección son esenciales por cuanto toda especie interactúa con el ecosistema en le reproducción de la cadena de la vida, recalcó.

Marcelino Chumpí, prefecto de Morona Santiago.

El prefecto de Morona Santiago, Marcelino Chumpí, informó que los estudios del proyecto están en su fase inicial con la colocación de cámaras trampa, 7 en Morona Santiago y 12 en Azuay, a fin de captar la interacción de los animales con el medio ambiente, su estilo de vida, alimentación.

Ya tenemos avistamientos de osos de anteojos, de tapires de montañas, guantas, guatusas, pumas, en imágenes de mucha calidad, como los primeros resultados que causan mucha satisfacción, expresó Chumpí.

El siguiente paso será la realización de un inventario de estas especies para determinar los mecanismos de intervención y protección, señaló el prefecto.

 

Sé el primero en comentar en «Azuay y Morona Santiago aliados en la conservación del oso de antejos, tapir de montaña y otras especies»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*