Al tranvía le falta ajustar sus sistemas y protocolos de seguridad

Usuarios intentan cruzar la avenida España para abordar una unidad en lña estación Parque Industrial, la punta norte.

El jueves pasado falleció un joven motociclista al estrellarse contra una de las unidades. Quedó al descubierto que el medio de transporte no está articulado al sistema ECU-911. Es el décimo percance relacionado a la circulación del tranvía.

El fatal estrellamiento de un motociclista contra uno de los tranvías, el pasado jueves, que terminó con su vida, evidenció una vez más el irrespeto de muchos conductores de estos frágiles vehículos a las normas de tránsito, pero también dejó al descubierto la existencia de procesos de seguridad incompletos en el sistema tranviario.

El siniestro ocurrió hacia el medio día del jueves en la intersección de las calles Mariscal La Mar y Juan Montalvo, donde, de acuerdo a la versión de testigos y de la Unidad Ejecutora del Tranvia, el conductor de aproximadamente 30 años, que trabajaba como delivery, habría estado circulando a alta velocidad y no tuvo tiempo de detenerse, impactándose contra un costado de la unidad tranviaria.

El accidente dejó al descubierto que el sistema tranviario estaba desarticulado del sistema ECU-911, lo cual configura un serio problema de seguridad para los usuarios y la ciudadanía en general, eso explicaría la llegada de la primera ambulancia luego de 18 minutos de declarada la emergencia.

La siguiente pregunta es elemental, ¿qué podría ocurrir en caso de un percance o desastre mayor, o problemas de salud de los usuarios al interior de las unidades, o de los conductores?; peor aún en el caso de agresiones o acciones delincuenciales.

Otro preocupante problema se sitúa en las puntas norte y sur de la ruta, donde se procede al transbordo de los pasajeros del tranvía y de los buses alimentadores de la línea 100.

Para acceder a las unidades de las dos modalidades de transporte, los usuarios tienen que atravesar las calzadas de la avenida España y de la avenida De las Américas, lugares en los que la intensa circulación vehicular representa altos riesgos de seguridad para los viajeros.

Frente a estos desajustes, tanto el alcalde Pedro Palacios, como el Concejo Cantonal de Cuenca y la Unidad Ejecutora del Tranvía tienen la obligación de tomar acciones urgentes y diseñar protocolos de seguridad que permitan garantizar la vida de los usuarios y de la ciudadanía.

Sé el primero en comentar en «Al tranvía le falta ajustar sus sistemas y protocolos de seguridad»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*