Acciones de solidaridad ante el crecimiento de la pobreza

 

Mientras las graves políticas económicas del gobierno del presidente Lenin Moreno, más los efectos de la pandemia del coronavirus van dejando millones de ecuatorianos en el desempleo y subempleo, y sumando así mismo centenares de miles de nuevos pobres e indigentes, varios grupos de personas multiplican esfuerzos para amortiguar el hambre y otras necesidades desatadas por las mencionadas plagas en crecimiento.

Es el caso de un colectivo de ciudadanos, fundamentados en el inicial espíritu salesiano de solidaridad con las más necesitados, según el apostolado de Don Bosco, sábado tras sábado reúnen en el parque María Auxiliadora, en las primeras horas de la mañana, a numerosas personas de todas las edades para luego de algunas dinámicas, el rezo de rigor y alguna charla de motivación, distribuirles un desayuno que en algo calme su hambre cotidiana.

Esta actividad que se enmarca en las propuestas eclesiales de la “Opción por los Pobres” fue recogida por el comunicador Luis Bermeo, a través de su página en Facebook ¿Qué hacer? Cuenca.

❤️SOLIDARIDAD.✅El servicio es uno de los legados de Carlos Crespi, sacerdote salesiano que desde que llegó a nuestra ciudad se dedicó a apoyar a los más necesitados, entre una de sus labores era brindar alimento a los más necesitados, confieso que fui uno de los beneficiarios de sus desayunos.Hoy el Club Deportivo Salesianos, con su presidente a la cabeza, Jorge Bravo, su familia y demás miembros del club continúan esta misión en una época tan difícil como esta pandemia. Ellos necesitan del apoyo de instituciones y personas de buen corazón, para seguir alimentado a cada vez más personas que necesitan que comer. Apoyen, ellos no necesitan dinero, quieren pan, embutidos, alimentos no perecibles como enlatados y más productos. Hoy es el tiempo de la SOLIDARIDAD.#UsaMascarilla#NosCuidamosJuntos

Posted by Que hacer? Cuenca on Saturday, September 26, 2020

Sé el primero en comentar en «Acciones de solidaridad ante el crecimiento de la pobreza»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*