Acción mancomunada para enfrentar los efectos de las torrenciales lluvias

Moradores de uno de los sectores afectados por el desbordamiento del río Tarqui en la calle inundada, (Captura de pantalla).

El Municipio de Cuenca y la Empresa Electro Generadora del Austro (ELECAUSTRO) desarrollan un trabajo coordinado para mitigar los efectos de las fuertes lluvias caídas en Cuenca durante el último fin de semana informaron sus autoridades en rueda de prensa la mañana de este lunes 17 de mayo.

Lenin Álvarez, responsable de la Red Hidrometeorológica de ETAPA, indicó que las intensas lluvias caídas desde el 1 de mayo provocó la saturación total de los suelos por la tanto las precipitaciones del fin de semana se dirigieron directamente a los cursos de los ríos.

Putualizó que el río Tomebamba  acumuló 106 metros cúbicos por segundo (m3/s); el Yanuncay 200 m3/s; el Tarqui 320 m3/s y una altura de 4 metros en el sector de los Tres Puentes, valor nunca registrado en los 20 años de actividades de la Red Hidrometeorológica de ETAPA; el Máchángara alcanzó un valor de prealerta de 24 m3/s. Hay que recordar que en 2014, antes de la consolidación de la regulación de su caudal por parte de ELECAUSTRO alcanzó 150 m3/s.

El caudal registrado en el río Tarqui no se lo había viste desde hace 100 años según un estudio de la Universidad de Cuenca años atrás, dijo el técnico.

Para Rubén Benítez, gerente general de ETAPA, la crisis obliga un replanteo en los procesos de manejo de los sistemas de agua tanto a nivel de ETAPA como comunitarios.

Informó que desde la crecida del fin de semana del 8 y 9 de mayo ETAPA apoyó al Proyecto Nero para rehabilitar el servicio a cerca de 26 comunidades; con las crecientes de este sábado y domingo se afectaron la planta de Sústag, en el sector Tres Cruces el enorme caudal del río Tarqui destruyó los anclajes de la tubería matriz dejando sin servicio a los sectores del Parque Inclusivo, Puerto de Palos y El Carmen de Guzho.

También se rompió la matriz de la calle Armenillas, afectando el servicio a los sectores del Camino a Miraflores, Obispo León y Barrial Blanco; igual ocurrió en la matriz del sector Huajibamba que abastece a Ricaurte. Esta tarde debe quedar solucionado todo el problema.

La preocupación subsiste en torno al Proyecto Nero porque si bien los trabajos efectuados los días 8 y 9 de mayo previnieron daños mayores este último fin de semana, y la falta de agua potable solo afectó a cuatro comunidades, “el problema sigue siendo complejo” por cuanto las escorrentías están poniendo en riesgo la red vial, expresó.

Benítez alertó que las soluciones emergentes son puntuales y temporales, por tanto hay que emprender en una solución integral y coordinada para gestionar de manera adecuada y técnica la “bendición” de tener cuatro ríos que satisfacen la sed de Cuenca así como las necesidades de irrigación del potencial agrícola, de generación hidroeléctrica y la protección ambiental integral.

Hay que trabajar en equipo

Autoridades presentes en la rueda de prensa.

De acuerdo a Antonio Borrero, gerente general de ELECAUSTRO y presidente del Comité de Gestión de la Cuenca del Río Machángara, “a la ciudad hay que cuidarla y protegerla en equipo”, bajo el liderazgo de alcalde, para buscar soluciones a largo plazo respecto a los temporales que ahora son más frecuentes y dañinos como efecto del cambio climático.

Como una de las soluciones se refirió al modelo de gestión exitoso en la cuenca del río Machángara donde la regulación técnica de los caudales a través de represas y la recuperación forestal está impidiendo las crecientes de años atrás.

Precisó que la acumulación de las lluvias del último fin de semana fue “muy similar” en las cuencas hídricas del Machángara (18.9 mm.), Yanuncay (18.3 mm.), Tomebamba (16.5 mm.), Tarqui (17.2 mm.); sin embargo este último río ocasionó los mayores y peores estragos, no así el Machángara que sostiene la cuenca más pequeña pero abastece de agua segura a cerca del 60% de cuencanos, así como de riego a más de 3.000 productores agrícolas.

El alcalde Pedro Palacios subrayó que cuando el río Tarqui, llega a los 30 m3/s se notifica el nivel de alerta, con 20 m3/s está en prealerta, pero el último sábado acumuló 320 m3/s, dejando al desnudo la multiplicidad de problemas que tienen que ser abordados de manera urgente para lograr soluciones globales y duraderas.

Indicó que con la información levantada en forma previa en base a los datos acopiados durante las temporadas invernales y los desbordamientos, desde hace 18 meses el Municipio de Cuenca trabaja en el fortalecimiento y protección de las riberas de los ríos con enrocados y muros de escolleras en las zonas más sensibles.

En similar perspectiva se trabaja en la limpieza de quebradas y otros cursos de agua, lo cual no se ha realizado durante décadas, sostuvo Palacios.

Respecto al enfrentamiento de la emergencia, el alcalde citó 461 personas atendidas desde la noche del sábado y todo el domingo con la participación de 350 integrantes de las instituciones y organismos de socorro.

Este lunes están activos dos albergues, el Centro Diurno del Adulto Mayor con 19 personas y el Circo Social con 3 personas; también están activadas las mesas técnicas para la provisión de alimentos y vituallas, la movilización de maquinaria y equipos para el mantenimiento vial, y el apoyo a la reparación de daños en los sistemas de distribución de agua.

Palacios agradeció la intervención inmediata y el apoyo de las instituciones y empresa privada para la ayuda social a las centenares de personas golpeadas por el duro temporal.

Sé el primero en comentar en «Acción mancomunada para enfrentar los efectos de las torrenciales lluvias»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*