A vos te gustan los pobres

Por María Dolores Roura

A vos que nadie puede acusarte de ser mala persona, o discriminador. Si a vos… a vos te gustan los pobres.

Te gustan los pobres cuando son correctamente ubicados, cuando agradecen la limosna con un “Dios la bendiga señora”, “que Dios se lo pague, patrón”, y se alejan con la cabeza gacha.

Te gustan los pobres que te ofrecen cortarte el pasto del jardín o limpiarte la vidriera del local, y te dicen deme “lo que sea su voluntad”, porque ya sabemos que trabajo hay, que no trabaja el que no quiere o el que ambiciona un pago justo.

A vos te gustan los pobres que reciben, sin quejarse, la ropa rota y sucia que llevas a las caridades, porque ya no te sirve, pero seguro que a ellos, pobrecitos, les va a servir, aunque sean medias rotas, camisetas manchadas, y hasta calzones usados.

Te gustan los pobres que no se animan a desear el asado de los domingos, ni el Samsung Galaxy S9, ni los zapatos de marca, porque eso no es para ellos. La antena de internet o de la TV en su casucha de caña te ofende, igual que te repulsan los igualados sacándose fotos que luego publicarán en el Facebook .

Los pobres en la calle, gritando justicia, exigiendo derechos, pasan automáticamente de la categoría de “pobre gente” a la de “longos de mierda”.

Porque… ¿cómo se atreven los pobres a desear, y peor aún, a exigir? ¿Cómo se les ocurre pedir mejora salarial? con tener trabajo deben estar agradecidos ¿Cómo van a querer mirar la misma película que vos, tener el mismo teléfono que tu hija, las mismas zapatillas que tu hijo si ellos son pobres y vos no.

Ah pero se te hincha el corazón de satisfacción cuando participas en programas de caridad, teletones o en la recolección organizada de pan viejo y desmigajado, ese que queda en la mesa después de tu cena, porque el que tiene hambre, come lo que sea, incluso lechuga podrida o enlatados y embases con la fecha de vencimiento superada.

A vos nadie puede acusarte de no ser caritativo. Eso sí, no con todos, solo con los que no andan cortando calles y levantando ollas revolucionarias para toda la comunidad, solo con los que no exigen, sino que vienen, calladitos y humildes a pedir tus desperdicios, y después agradecen.

A vos te gustan los pobres, pero no todos. Solo los que te hacen sentir rico.

Sé el primero en comentar en «A vos te gustan los pobres»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*