¡A ver, a ver… que Lasso no venga ahora a picárselas de santo!  

Del muro de Armando García

Un presidente con tremendo “currículo” y un pasado bastante turbulento y con rabo de paja, además un personaje que llegó al poder a base de trampas, mentiras, engaños y con falsas promesas que nunca ha cumplido, amén de toda una gavilla de malandrines que le apoyaron sus embrollos, sus mentiras, con un CNE controlado por sus panas, bloqueando a sus opositores políticos para que Correa no participara; con una fiscalía que “plantó” un cuaderno de “Hello Kitty” para enjuiciar y sacar del camino a su principal oponente.

Un presidente que traicionó a su más allegada alianza con el PSC,  un presidente que no pudo probar que “NO tiene empresas offshore a nombre de testaferros, que cometió perjurio al decir que no tiene nada en el país, y acaso ¿no es un delito que un “delincuente” como Pablo Celi que desde la cárcel le dio órdenes a su pana que lo suplantaba en la Contraloría para que testificara a la velocidad de un pedo, que Lasso no tenía ni era dueño de nada?

Este personaje que funge de presidente no puede o no tiene calidad moral para reclamar actos justos o injustos, mucho menos para hablar de delitos. Porque ¿que delito más grande no era el que Lasso quiera pasar una ley, bajo el encubrimiento de que es una ley de inversiones económicas, cuando en realidad esta ley que gracias a Dios no pasó, era para “rematar” todos los bienes del Estado que no son del presidente, sino que son del pueblo ecuatoriano?; ¿de qué estamos hablando?

Esto por supuesto, va de la mano con el hecho de que Lasso esconde toda su fortuna en Dakota del Sur, Panamá y Delaware, Estados Unidos. Esto sin el ánimo de justificar los delitos de nadie, pero le recuerdo al presidente Lasso que sus propios asambleístas como la Sra. Belén en una entrevista en La Posta denunciaba que por los pasillos de la Asamblea andaban vendiendo votos.

Y mi pregunta es: ¿cómo es esa huevada, esto no puede ocurrir a no ser que el gobierno no es el que esté dispuesto a comprar votos (Como dice el Dr. Franco Loor, hay delitos donde siempre hay alguien “corrupto y corruptor”) y además cómo carajo estos asambleístas aterrizaron en Carondelet, sin que usted sepa para qué iban a verlo. Como dijo nuestra asambleísta la Lic. Virginia Guevara: Si vamos a hablar, vamos a hablarnos de frente y claro.

Sé el primero en comentar en «¡A ver, a ver… que Lasso no venga ahora a picárselas de santo!  »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*